LOS TACA-TACAS RALENTIZAN EL DESARROLLO FÍSICO Y PSÍQUICO INFANTIL

 

Aunque los taca-taca permiten la movilidad de los bebés a una corta edad, un nuevo estudio norteamericano refleja que estos soportes pueden también provocar cierto retraso en el crecimiento y desarrollo de los pequeños.
Estos soportes que posibilitan los movimientos de los niños y evitan muchas caídas tienen su lado negativo. Un reciente estudio de la Universidad del Estado de Nueva York ha observado ciertos problemas de desarrollo tanto físico como psíquico en bebés que han sido acostumbrados a valerse de taca-tacas. El psicólogo Roger Burton explica que el “obstáculo” de ver limitado el movimiento de las piernas mediante este soporte priva a los niños de un “background” visual importante de todo el espacio que les rodea.
Además, analizando las características de buen número de taca-tacas se ha puesto de manifiesto que los más modernos y avanzados son los que provocan un mayor número de casos de retraso en la evolución infantil. Este desarrollo más ralentizado se plasma también a la hora de memorizar objetos, en el aprendizaje del entorno e, incluso, en la capacidad del niño a la hora de expresarse.
Desde hace varios años, la Academia Americana de Pediatría de EE.UU. sostiene que el uso de los taca-tacas debe ser prohibido y gran número de pediatras aconsejan a los padres que se abstengan de acostumbrar a sus hijos a estos aparatos para andar.