Los test de farmacia para saber si se está infectado con el VIH ¡no sirven para eso!

Los llamados test de autodiagnóstico in vitro del VIH -presunto virus responsable del SIDA- van a poder adquirirse en las farmacias españolas sin necesidad de prescripción médica al modificar en diciembre pasado el Gobierno la legislación. ¿La excusa? Que el «diagnóstico tardío» es uno de los principales obstáculos para responder a la «epidemia» y «evitar la morbimortalidad asociada». Y eso que ni hay epidemia ni se conoce fármaco alguno que evite la presunta morbilidad.

Lo curioso es que en el momento de redactarse esta noticia -17 de enero de 2018- ni las farmacias sabían qué test iban a recibir ni su coste. Y el único que conocemos de ese tipo es el llamado Oraquick Advance Rapid HIV 1/2 que comercializa por unos 70 euros la empresa estadounidense Orasure que consiste en un bastoncillo que se moja en saliva, se mezcla con un reactivo y en 20 minutos da el «resultado» (positivo o negativo) con una sensibilidad/fiabilidad -aseguran- del 97.9%. Aunque luego la propia empresa fabricante advierte de que el test da falsos positivos y falsos negativos por lo que para asegurarse hay que someterse a un test ELISA. Test que también da falsos positivos y falsos negativos por lo que luego hay que hacerse un test Western Blot que también puede dar falsos positivos y falsos negativos. Es más, el propio fabricante de este tercer test que se usa para «confirmar» la presunta infección advierte de que el resultado tiene a su vez que confirmarse con otros test; lo que suena ya a broma de mal gusto. Todo muy «científico» y fiable.

Lo más sorprendente en cualquier caso es que ninguno de ellos detecta el VIH ni permite saber si se tiene SIDA. Lo que los prospectos de todos ellos dicen detectar son los anticuerpos que el organismo crea cuando se está infectado por alguno de los dos tipos de VIH que se dice existen: el VIH-1 -más agresivo- y el VIH-2. Y se supone que los detecta porque en los kits de los test hay proteínas específicas que pertenecen a esos dos virus. Una aseveración que resulta ser INDEMOSTRABLE. Lo hemos explicado en numerosos artículos que tiene el lector agrupados en www.dsalud.com/reportajes/el-montaje-del-vih-sida, especialmente en el que con el título ¿Puede detectarse con nanotecnología el «virus del SIDA» cuando nunca se ha aislado? apareció en el nº 204 con motivo del anuncio hecho por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) el 15 de febrero de 2017 de que un equipo suyo había desarrollado y patentado «un biosensor capaz de detectar el VIH solo una semana después de la infección» utilizando estructuras micromecánicas y nanopartículas que detectan la p24 de la cápside del VIH tipo 1 en pocas horas. Algo realmente inexplicable porque, ¿cómo pueden afirmar que la presencia de proteínas p24 permite identificar una infección por VIH teniendo en cuenta que está presente en muchos otros microorganismos? Obviamente quisimos que nos lo explicasen pero no hubo manera. De hecho a pesar de lo que se afirma no existen anticuerpos específicos para antígenos concretos.