Lucha contra la amiloidosis

 

Científicos del University College de Londres -en colaboración con la empresa farmacéutica Roche- creen haber descubierto un tratamiento que puede ser útil para tratar la amiloidosis, una enfermedad grave relacionada con el mal de Alzheimer y la diabetes senil. Las pruebas para saber si el producto es también capaz de evitar o retrasar la aparición de Alzheimer están a punto de comenzar. Según el profesor Mark Pepys, director del equipo, se trata de una proteína humana que se produce naturalmente en la sangre, se conoce como SAP y está relacionada con la diabetes y la enfermedad de Alzheimer.
Esa proteína es la causante de la amiloidosis, una anomalía consistente en que las propias proteínas del cuerpo se acumulan en forma de fibras anormales que afectan a los órganos y a los tejidos.
La amiloidosis afecta a cualquier parte del cuerpo. Si esa acumulación se produce en el cerebro da lugar a la enfermedad de Alzheimer. Y si lo hace en el páncreas da lugar a la diabetes tipo 2.
El medicamento se ha bautizado como CPHPC y bloquea la unión de la SAP con los depósitos amiloideos eliminándolos de la sangre. El producto liga fuertemente dos moléculas de SAP formando una proteína que se elimina rápidamente del hígado y se destruye. Esa desaparición de la SAP facilita enormemente la eliminación de los depósitos amiloideos en los tejidos. Se dice que la CPHPC se podría utilizar también para eliminar la SAP de los depósitos del cerebro causantes de la enfermedad de Alzheimer. Ya se ha tratado durante casi un año a 19 pacientes con amiloidosis sistémica con el resultado de que su estado ha permanecido bastante estable y no se han detectado efectos secundarios.
“El medicamento–explica Pepys- produce la total desactivación de la proteína, la primera vez que se produce con un medicamento de moléculas pequeñas. Si llegamos a conocer cómo funciona ese mecanismo tendremos nuevas aplicaciones a otras proteínas de la sangre que producen diversas enfermedades. Aunque los depósitos amiloideos están muy relacionados con la enfermedad de Alzheimer y la diabetes senil no sabemos exactamente cómo se producen esas enfermedades. No obstante, nuestro trabajo ofrece una esperanza de curación de la amiloidosis sistémica, una enfermedad grave que hasta ahora resultaba difícil y peligrosa de tratar".
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte, sólo nos resta añadir que el doctor Pepys y su equipo acaban de adentrarse en el ámbito que D. Fernando Chacón, creador del Bio-Bac, investigó hace ya cincuenta años. Y lo que buscan lo encontró éste hace décadas. Aunque los inútiles de la Agencia Española del Medicamento lo ignoren. 
Más información en: www.ucl.ac.uk