Manifestación de consumidores de Bio-Bac ante el juzgado de El Escorial 

El pasado sábado -día 1 de Noviembre- centenar y medio de consumidores de Bio-Bac procedentes de toda España se manifestaron ante las puertas del Juzgado de El Escorial que lleva el caso de la ya famosa Operación Brujo para exigir a la jueza Patricia Búa que libere el producto.
Como nuestros lectores saben, a pesar del varapalo jurídico dado a la jueza por la Audiencia Provincial de Madrid ésta se ha negado incluso a liberar cautelarmente el producto a pesar de ser inocuo y no haber peligro por estar bien fabricado, como lo demuestran las afirmaciones de la propia Ministra de Sanidad y Consumo Ana Pastor y los informes al respecto de los técnicos del Ministerio.
Esta actitud, calificada por muchos de los asistentes de irresponsable y que ha sido recurrida de nuevo ante la misma Audiencia, fue aún más duramente criticada cuando se supo que en el año transcurrido desde la Operación Brujo ya han muerto 26 consumidores. La indignación por este hecho en el seno de muchas familias fue patente durante la convocatoria, especialmente cuando increparon a la jueza a voz en coro con el estribillo de “Búa, Búa, Búa la cul-pa es tu-ya”.
Algunos familiares manifestaron a Discovery DSALUD que en su momento exigirán todas las responsabilidades a que haya lugar.“Muchas de las personas que han muerto podrían estar ahora vivas si la jueza y el Ministerio no hubieran sido indiferentes a las peticiones de liberación del producto. A nuestro juicio hay una clara responsabilidad criminal en todo lo actuado y alguien pagará en su momento por ello. Si se creían que el paso del tiempo iba a diluir el problema que han creado ya saben que se han equivocado. Y cuanto más muertes se produzcan peor lo tendrán también ellos. Porque nosotros no vamos a negociar como ya se nos ha insinuado hacer. Los culpables, a la cárcel.”
Entre los asistentes estaban algunos de los médicos a los que se detuvo de forma injusta y hasta vejatoria. Recuérdese que se les detuvo vergonzosamente ante sus propios pacientes como si estuviera demostrado que eran peligrosos delincuentes. “La Audiencia Provincial de Madrid –nos diría uno de ellos- ha dejado claro con su sentencia que no ha encontrado en las ‘pruebas’ que remitió la jueza Patricia Búa ni indicios de delito ni existencia de banda alguna. A pesar de lo cual, sigue sin sobreseerse nuestra situación. Es sencillamente grotesco y vergonzoso.”
Cabe añadir que la instrucción de la jueza camina, a juicio de los consumidores de Bio-Bac, “al ritmo de una tortuga reumática, ciega y coja”.