MICROBIOS CONTRA LA DIABETES TIPO-1

 

Los microbios responsables de una de las enfermedades tropicales más comunes -la esquistosomiasis o bilharzia- podrían ser la clave para la prevención de la diabetes insulinodependiente o de Tipo 1. Así lo indican al menos los experimentos de la doctora Anne Cooke -del Departamento de Patología de la Universidad de Cambridge-, quien comprobó que los ratones inoculados para que desarrollen la enfermedad no se vuelven diabéticos si están infectados con los huevos del esquistosoma.
Esta científico cree que antes de tres años habrá sido capaz de identificar la sustancia que evita la aparición de la diabetes y fabricar un medicamento a partir de ella. También podría haber tratamientos similares para evitar enfermedades originadas con el mismo mecanismo de la diabetes como la artritis reumatoide, la inflamación del intestino y, posiblemente, el asma.