Monsanto intenta que sus transgénicos se consideren alimentos “biofortificados”

Preocupada por el creciente rechazo de la población a los alimentos transgénicos la multinacional  Monsanto intentó que el Comité del Codex sobre Nutrición y Alimentos para Regímenes Especiales (CCNFSDU) incluyera sus transgénicos entre los alimentos “biofortificados” en la reunión que se celebró en Berlín en diciembre pasado… sin éxito. El Codex Alimentarius considera “biofortificados” a los alimentos vegetales que mediante cruces naturales -no con ingeniería genética- logran tener más nutrientes que estén biodisponibles tras su ingesta.

El intento no es nuevo pues ya en 2016 la propia presidenta del comité Pia Noble -casada por cierto con un ex ejecutivo de Bayer– propuso que la definición fuera lo más amplia posible a fin de en ellas pudiese incluirse la tecnología recombinante. A tan irracional propuesta -es ridículo calificar de “bio” un alimento genéticamente modificado por ingeniería- se opusieron los representantes de varios países europeos así como la National Health Federation (NHF), única organización relacionada con la salud acreditada por la Comisión del Codex Alimentarius para participar en todas las reuniones. De hecho para su presidente, Scott Tips, el intento de Monsanto es simplemente “deshonesto” y “vergonzoso”.

En suma, de nuevo ha podido pararse los pies a esta multinacional pero todo indica que volverá a intentarlo en las siguientes reuniones. Solo tiene que seguir “convenciendo” a más delegados.