Ni médicos ni pacientes podrán salir en un anuncio de alimentos

El Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad el pasado mes de junio la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición en virtud de la cual las empresas de alimentación ya no podrán usar testimonios de médicos y otros profesionales sanitarios (ni reales ni ficticios), científicos, pacientes o artistas que alaben sus presuntos beneficios para la salud ni podrán sugerir que los mismos tienen aval sanitario o científico. Asimismo se prohíbe la promoción del consumo de alimentos con el fin de sustituir el régimen de alimentación o nutrición comunes, especialmente en los casos de maternidad, lactancia, infancia o tercera edad. Ni se permite la referencia a su uso en centros sanitarios o a su distribución a través de oficinas de farmacia.
En cambio sí permite la utilización de avales de asociaciones, corporaciones, fundaciones o instituciones relacionadas con la salud y la nutrición en la publicidad o promoción directa o indirecta de alimentos cuando se trate de organizaciones sin ánimo de lucro y se comprometan por escrito a utilizar los recursos económicos en actividades que favorezcan la salud. Para lo cual la ley prevé crear el denominado Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad que se encargará de recopilar y analizar datos e información sobre la publicidad de alimentos emitida por los distintos medios y sistemas de comunicación, especialmente la dirigida a menores de edad.
Con esta ley en las escuelas infantiles y en los centros escolares sólo se podrán llevar a cabo las campañas de promoción alimentaria previamente autorizadas por las autoridades educativas competentes de acuerdo con los criterios establecidos por las autoridades sanitarias. Sin comentarios.