Niño británico, compensado con 540 millones por negligencia médica 

Un niño británico de 11 años, víctima de daños cerebrales por negligencia médica durante su nacimiento, va a recibir una compensación económica de 2 millones de libras (unos 540 millones de pesetas) a pesar de que ha sido capaz de caminar de nuevo.
Redmond Pagin, de 11 años, ha logrado volver a dar unos pasos a pesar de las secuelas físicas sufridas tras la falta de oxígeno durante su nacimiento en el Hospital de Doncaster en abril de 1989. Los expertos dictaminaron que las complicaciones se debieron a la inacción o negligencia del personal médico que atendió a su madre en el parto.