Nuestra salud tiene que ver… con la alimentación de nuestros abuelos

 

Un estudio sueco sugiere que la alimentación de una persona en su juventud tiene incidencia incluso en la salud de sus nietos. El estudiopublicado en European Journal of Human Genetics- señala que las personas cuyos abuelos paternos habían comido abundantemente antes de la pubertad presentaban tasas más altas de mortalidad debido a patologías cardiovasculares y diabetes. El dato más sorprendente -incluso para los investigadores- es que los nietos de hombres que habían tenido acceso a una buena cantidad de comida tenían cuatro veces más posibilidades de morir de diabetes. Por el contrario, cuando el padre y la abuela paterna habían sufrido restricciones alimenticias o incluso hambre su hijo estaba protegido contra las enfermedades cardiovasculares.
En el caso de las mujeres ya se había demostrado que las condiciones de vida de la abuela materna dejan su huella en el ADN de los óvulos de su hija y, por tanto, marca a los hijos de ésta. En la línea paterna, en cambio, se pensaba que no podría darse una situación similar puesto que los espermatozoides se forman después del nacimiento. Sin embargo, este estudio parece indicar que la nutrición antes de la pubertad -época en la que comienza la producción de espermatozoides- altera la configuración genética que se va a transmitir a las generaciones futuras.