Nueva técnica evita la cirugía agresiva al 85% de los enfermos con melanoma

 

El 85% de los enfermos con melanoma avanzado no tendrán ya que ser sometidos a intervenciones quirúrgicas agresivas gracias a la exploración del ganglio centinela, una nueva técnica que determina con precisión si existen metástasis linfáticas.
El melanoma es un tumor de las células pigmentarias de la piel en el que intervienen factores genéticos y una indebida exposición al sol. Es el tumor de piel más maligno que existe, con gran capacidad de metástasis a través de los ganglios linfáticos y de la sangre.
El tratamiento habitual de esta enfermedad consistía en una cirugía muy agresiva y discutida entre los especialistas.
La nueva técnica quirúrgica de la biopsia del ganglio centinela, sin embargo, permite detectar el primer ganglio que drena el tumor y, en el caso de que esté afectado, proceder entonces a una intervención más radical.
"La biopsia del ganglio centinela-explica el doctor Carlos Ferrándiz, jefe del servicio de Dermatología del Hospital Trías y Pujol de Badalona- es de bajo coste, poco agresiva y los problemas que puede dar son muy reducidos. La intervención es mínima y puede hacerse incluso con anestesia local. De este modo el paciente, prácticamente, puede hacer vida normal a las 48 horas".
En todo caso, cuando el tumor ha producido micrometástasis ganglionares conviene administrar interferón alfa-2b porque reduce el riesgo de volver a desarrollar otro melanoma en los pacientes operados.
Los principales factores de riesgo en el melanoma son la predisposición genética, haber padecido un melanoma con anterioridad, tener familiares con melanoma o diferentes neoplasias (cáncer de vejiga, de páncreas, etc), contar con más de 50 lunares en el cuerpo o 3 ó 4 lunares atípicos y haber sufrido más de dos quemaduras solares importantes antes de los 18 años.