Nuevas advertencias de la FDA

sobre los antianémicos 

La FDA ha pedido a los laboratorios Amgen y Johnson & Johnson -fabricantes de tres antianémicos que contienen sustancias análogas a la hormona eritropoyetina (la famosa EPO) y son muy empleados por los oncólogos porque estimulan la producción de glóbulos rojos- que adviertan a los médicos y enfermos de que se han encontrado más complicaciones de las ya conocidas pues también elevan el riesgo de trombos y problemas cardiovasculares habiendo cada vez más casos de muerte. Al parecer también pueden acelerar el crecimiento del tumor. Y eso que ya el año pasado la agencia estadounidense exigió que se hicieran nuevas advertencias a los pacientes de cáncer de cabeza y cuello, pulmonar de células no pequeñas, linfomas y tumores de mama avanzados.
Bueno, pues a pesar de ello no van a retirarse del mercado de momento. Se seguirán vendiendo. Sólo se recomienda a los galenos que den dosis muy bajas y los receten sólo cuando se trate de anemias provocadas por la quimioterapia. La verdad es que ya no sabemos cómo expresar nuestra indignación.