Nuevo dato sobre la eficacia del ozono ante el ébola

El pasado 24 de diciembre la revista médica The New England Medical Journal publicó en su web un artículo titulado Ebola in Freetown Area, Sierra Leone. A Case Study of 581 Patients en el que los autores se declaraban incapaces de encontrar una explicación lógica al descenso de mortalidad habido en el Centro Hasting de Sierra Leona entre el 20 de septiembre y el 7 de diciembre pasados. Infiriendo que en encontrar la respuesta podría estar "la clave de la curación del ébola". Las cifras que les tienen perplejos y recogen en su artículo son las siguientes:

-Entre el 20 de septiembre y el 13 de octubre la tasa de mortalidad fue del 47,7%.

-Entre el 14 de octubre y el 4 de noviembre la cifra bajó hasta el 31.7%.

-Y entre el 5 de noviembre y el 7 de diciembre descendió al 23.4%

Los autores no lo entienden porque según explican durante todo ese tiempo el tratamiento utilizado fue siempre el mismo; de ahí que manifiesten: "No está claro por qué la tasa de letalidad ha decrecido en el Centro Hastings; somos incapaces de señalar a alguno de los componentes individuales de los tratamientos que usamos porque se aplican en paquete". Lo singular es que tan sorprendentes datos no han hecho reaccionar a ningún organismo; ni nacional ni internacional. Ninguno se ha molestado en tratar de desvelar un misterio que contradice frontalmente la teoría oficial sobre la mortalidad del virus del ébola. Y sin embargo sí hay una variante que puede explicarlo: el ozono. Porque estamos hablando del centro al que el pasado 16 de octubre acudieron los doctores norteamericanos Howard Robbins y Robert J. Rowen llevando consigo 10 generadores de ozono médico para entrenar a los médicos nativos en su administración intravenosa. Y recordemos que antes de que su trabajo fuera boicoteado y tuvieran que abandonar Sierra Leona entrenaron en su uso a numerosos médicos de ese centro; entre ellos al Dr. Sekou Kanneh quien, tras contagiarse, se curó él mismo con ozono. Lo dimos a conocer de forma amplia en el reportaje que con el título ¡Boicotean el tratamiento del Ébola con ozono en Sierra Leona! publicamos en el nº 177 -puede comprobarlo leyéndolo en nuestra web: www.dsalud.com- y completamos con la noticia Primer caso de curación de ébola con ozono intravenoso en Sierra Leona que publicamos el mes siguiente (nº 178).

En suma, en el Centro Hasting de Sierra leona se prohibió administrar ozono de forma intravenosa pero el doctor Kanneh, tras curarse con él, le ha explicado al Dr. Rowen que sabedor de su utilidad se las ingeniaron para utilizar en muchos pacientes agua ozonizada vía rectal. Con tanta eficacia que según afirma ninguno de los pacientes que recibió así el ozono ha fallecido. A lo que cabe añadir el hecho de que todo el centro fue desinfectado con ozono por un ingeniero especializado llamado Jeff Mcnamara que acompañó a los dos médicos norteamericanos a Sierra Leona.  Pero de todo esto -como bien denuncia el médico español Juan Carlos Pérez Olmedo, entre otros expertos- no se habla en el artículo publicado en The New England Medical Journal. Bochornoso.