Nuevo y absurdo estudio sobre la “eficacia” de los antioxidantes

 

Serge Hercberg -del Hospital Avicenne en Bobigny (Francia)- es el director de un estudio bautizado como Su.Vi.Max que afirma puso en marcha para valorar la eficacia de los antioxidantes en la salud y cuyos resultados acaba de dar a conocer. En él participaron 12.741 personas durante siete años la mitad de las cuales tomó una cápsula diaria que contenía 120 mg de vitamina C, 30 mg de vitamina E, 6 mg de beta-caroteno, 100 mg de selenio y 20 mg de zinc y la otra mitad placebo. Los participantes tenían entre 35 y 60 años en el caso de las mujeres y entre 45 y 60 en el de los hombres.
Bien, pues según Hercberg el efecto sobre la salud cardiovascular fue nulo pero se notó que disminuyó la incidencia total de cáncer en hombres y no así en las mujeres. También coligió que una dosis excesivamente alta de antioxidantes puede ser perjudicial entre las personas que en ese momento tuvieran un cáncer incipiente aún no detectado. Añadiendo que, a fin de cuentas, los antioxidantes no están exentos de toxicidad.
Hasta aquí la noticia. Nosotros sólo nos preguntamos cómo puede ese investigador estar seguro de que durante ¡siete años! más de 6.000 personas tomaron su pastillita cada día sin fallar ni uno y que las otras 6.000 no tomaron suplementos en ningún momento aunque estuvieran enfermas. La posibilidad de que eso haya sido así es, a nuestro juicio, nula.
En cualquier caso lo importante no es eso: lo importante es que la cantidad de vitaminas y minerales de la cápsula de marras era absolutamente ridícula. Cualquier experto en Medicina Ortomolecular –y cualquier persona medianamente formada- lo sabe. Por lo que es obvio que su estudio se planteó de forma absurda e inútil desde el principio.