Numerosos fraudes en la investigación científica

El número de artículos “científicos” fraudulentos que tienen que retirarse cada año tras su publicación es enorme pero son muchos más aún los no detectados. Pues bien, un grupo de investigadores acaba de denunciar en PLoS One que el 25,9% de los retirados en 2011 los elaboraron solo dos investigadores: Joachim Boldt -anestesista alemán- y Naoki Mori –“investigador” japonés en el ámbito del cáncer-. Recordando que ya otro analista –Yoshitaka Fujii– publicó 17 artículos fraudulentos que se tardaron en detectar más de diez años estando bajo sospecha otros muchos. Y es que hasta 2002 se tardaban 49,8 meses -de media- para detectar un artículo fraudulento y retirarlo y hoy se tardan “solo” 23,8 meses. Lo singular es que como nuestros lectores habituales recordarán en un artículo publicado en PNAS se dio a conocer que el mayor número de textos fraudulentos se publicaron en las revistas de mayor prestigio; de hecho Science y Nature son las que tienen más artículos anulados por fraude.
Y no son más que la punta del iceberg porque una encuesta efectuada a 163 profesionales de la bioestadística concluyó constatando que ¡el 31%! había colaborado en algún proyecto fraudulento; así lo reconocieron los propios encuestados. Y otro 13% dijo haber recibido propuestas en ese sentido. Agregaremos que un metaanálisis posterior –se analizaron 21 estudios con las respuestas de 11.647 investigadores- concluyó que al menos el 2% había cometido fraude; de lo que se infiere que quedan pues aún muchísimos artículos fraudulentos sin descubrir y retirar.