Orgono Powder: rico en silicio orgánico biodisponible

El ácido ortosilícico (OSA) -molécula ligeramente ácida con silicio tetraédrico unido a cuatro grupos hidroxilo- es la forma soluble más simple de sílice y por tanto la de mayor biodisponibilidad cuando se encuentra en el agua a temperatura ambiente y por debajo de 100 partes por millón porque cuando hay más sus moléculas empiezan a asociarse formando oligómeros y polímeros (dímeros y trímeros) que forman soluciones coloidales o geles poco solubles en agua y, por tanto, de menor biodisponibilidad. Y es que solo cuando los oligómeros son muy pequeños pueden atravesar la barrera intestinal; de ahí que muchos de los productos con silicio que se comercializan no sean realmente eficaces, incluyendo los “naturales” ya que en la naturaleza el ácido ortosilícico se halla básicamente en forma polimérica (precipitada) estando presente solo de forma monomérica en ciertas aguas minerales.

Pues bien, un equipo de la Universidad de Barcelona coordinado por Alex Comely -en el que han participado los investigadores Montse Trilla y Joan Farran- acaba de constatar con un estudio efectuado entre enero y mayo de 2017 que en el producto Silicium G7 Beauty de la empresa Silicium España los oligómeros son del tamaño minúsculo adecuado e incorpora maltodextrina, mezcla de polímeros de glucosa que mejoran aún más su estabilidad y solubilidad. Algo que se cuantifica usando el método espectrofotométrico del ácido silicomolíbdico basado en la capacidad del ácido silícico para formar ácido silico-12-molíbdico en presencia de heptamolibdato amónico acidificado. Siendo el ácido silicomolíbdico así obtenido un compuesto amarillo que durante la preparación puede sufrir procesos de polimerización/despolimerización. No daremos cuenta del complejo proceso por ser demasiado técnico pero sí diremos que en la muestra analizada (OSA + maltodextrina) la tercera parte era ácido ortosilícico en forma monomérica lo que explica su alta biodisponibilidad.

Terminamos indicado que el silicio orgánico fortalece las defensas, contribuye a la remineralización y restitución del capital óseo y cartilaginoso, reestructura las fibras de elastina y de colágeno, disminuye los niveles de colesterol, actúa eficazmente en la hipertensión y acelera los procesos de cicatrización. Es más, tiene capacidad quelante pues puede eliminar el aluminio tóxico acumulado de los tejidos.Y con la ventaja de que no es tóxico, no produce alergia, carece de efectos secundarios nocivos y contraindicaciones, es fácilmente asimilable por el organismo y puede ser ingerido incluso por bebés y mujeres embarazadas. Lo explicamos en el reportaje que con el título El silicio orgánico: un oligoelemento esencial para la salud apareció en el nº 59 de la revista.