Para la osteoporosis, ¿citrato cálcico y vitamina D?

La ingesta diaria de vitamina D y calcio es la mejor opción terapéutica para tratar la osteoporosis según diversos ensayos clínicos. De hecho la discusión se centraba ya sólo en saber cuál es la mejor solución para obtenerlo por parte del organismo una vez descartado que la leche sea lo más adecuado como siempre se mantuvo. Para lo cual ha habido que valorar la biodisponibilidad de distintos productos. Y ahora se nos dice que lo mejor es el citrato cálcico porque su absorción no depende del pH y además presenta un proceso de doble absorción a nivel intestinal, tanto activo como pasivo. Por otra parte, es la sal que presenta la mayor reducción de la hormona paratiroidea (PTH) lo que provoca una disminución del hiperparatiroidismo secundario sin incrementar el riesgo de litiasis renal. Incluso logra una mayor disminución de los marcadores de resorción ósea. Sin olvidar que el citrato cálcico no necesita secreción para poder disociarse y liberar calcio. De ahí que sea hasta 10 veces superior a la del carbonato cálcico.

Ahora bien, siendo esto así no debemos olvidar que al contrario de lo que sucede con el calcio mineral tradicional -que primero debe ser metabolizado por el cuerpo para poder ser utilizado- el calcio orgánico e ionizado –como es el caso del calcio de coral- es absorbido por las células prácticamente en su totalidad a los pocos minutos de ingerirlo. Y que cuando se toma conjuntamente con vitamina K2 se evita a la vez que se deposite en los cartílagos y, lo que es más importante, en las arterias. Téngalo en cuenta.