Para las úlceras, nopal

 

El Opuntia ficus indica -comúnmente conocido como nopal, tuna, pita, penca, higuera de chumbo o chumbera e higuera de pala o palera- es un cactus que crece en zonas áridas o semiáridas que ha constatado ser un excelente protector gástrico. Así lo ha demostrado el trabajo Antioxidant and antiulcerogenic activities of Opuntia ficus indica f. inermis root extract in rats que Hichem Alimia y Najla Hfaiedh junto a otros colegas han publicado en la revista Phytomedicine.

Lo que hicieron fue comparar en ratas -tras  inducirlas úlceras gástricas con etanol al 80%- la efectividad de un extracto metanólico elaborado con  la raíz de este cactus -muy rica en flavonoides y compuestos fenólicos- con la conocida Ranitidina. Para lo cual  hicieron cuatro grupos a uno de los cuales se le hizo consumir una dosis de 50 mg por kilo de Ranitidina y a los otros tres 200, 400 y 800 mg por kilo del extracto. Pues bien, los análisis revelaron que en todos los grupos se redujo el tamaño de la lesión ulcerosa: la Ranitidina en un 82,68%  y el extracto de nopal en un 49.21% con 200 mg/kg, un 83.13% con 400 mg/kg) y un 92.59% con 800 mg/kg. En todos los casos se redujo la pérdida de enzimas antioxidantes -como la SOD (superóxido dismutasa), la catalasa, el glutatión y la peroxidasa- en tanto se inhibía en el estómago la presencia de las enzimas pro-oxidantes mieloperoxidasa y malonil-aldehido.