Para las quemaduras… vendas de piel de patata hervida

 

Vendar una quemadura con piel de patata hervida no sólo hidrata la zona sino que acelera enormemente la recuperación. La razón es que las quemaduras provocan una exudación abundante que hacen perder mucha linfa y proteínas y como la patata tiene mucho almidón éste impide esa pérdida. Algo que sabían bien nuestros antepasados –antiguamente fue un remedio casero popular- y que ahora han constatado los médicos del Hospital Jubilee Mission Medical College de la sureña ciudad hindú de Thrissur. La posibilidad se la comunicó a sus colegas un conocido cirujano, M.H. Kesvani, cuando éstos le explicaron que necesitaban algún método eficaz y barato. Una vez se constató que era verdad el hospital se puso a fabricar vendajes con piel de patata a razón de 60 céntimos de euro el metro. Basta lavar las pieles de patata, hervirlas, insertarlas en vendajes tradicionales de gasa y dejarlas secar al sol. Luego se esterilizan en un autoclave.
Uno de los cirujanos plásticos del hospital, P. V. Narayanan, reconocería sin problemas que con ellas “las heridas cubiertas curan más rápido y se tienen mejores resultados con la ventaja añadida de que, al no pegarse a la piel, puede retirarse sin dolor”.
Actualmente se utilizan ya en ese hospital 150 rollos a la semana.