Para medir la sensibilidad de los dientes

 

Las personas que tienen dientes sensibles al frío, al calor o al dulce suelen pasar por momentos difíciles. Esas situaciones son causadas por la exposición de la dentina –sustancia que recubre el diente- a dichos agentes externos. La dentina está conectada directamente con el nervio y ante el ataque del frío o el calor el organismo reacciona retrayendo las encías. Hasta ahoraesta anomalía se trataba de corregir cepillándose diariamente los dientes con agua con sal pero ahora existe una técnica desarrollada por dos investigadores de la universidad inglesa de Leeds, Neil Meredith y David Bedford, que resuelve el problema más fácilmente. Se trata de un aparato que identifica sin dolor las zonas y magnitud de la sensibilidad de los dientes para poder aplicarles el tratamiento adecuado. El aparato mide la permeabilidad de la dentina mediante una sonda estéril que se apoya en la superficie del diente. Así, el dentista puede cerrar –con resina- las zonas más porosas de la dentina. El profesor Meredith ha comentado que "con esta sonda se tardará sólo unos segundos en detectar las zonas sensibles del diente de modo que se podrá aplicar el tratamiento muy rápidamente".
Más información en: www.leeds.ac.uk