Para prevenir los ataques de corazón… zumo de arándanos

 

La posibilidad de sufrir una enfermedad cardiaca se reduce notablemente bebiendo cada día zumo de arándanos ya que sus componentes aumentan los niveles del llamado `colesterol bueno' en sangre e incrementan la cantidad de antioxidantes. Así se afirma al menos en un estudio efectuado por un equipo de investigación dirigido Joe Vinson quien agrega que el arándano también reduce el riesgo de padecer problemas en las encías y úlceras estomacales. El equipo constató que tomando tres vasos de zumo de arándano al día se reducen en un 40% las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiaca y aumenta el número de antioxidantes en nuestro cuerpo hasta -en algunos casos- un 121%. La razón de que el zumo de arándano reduzca tanto los niveles de colesterol no ha sido aún establecida y se apunta como posibilidad los altos niveles de polifenoles –antioxidantes- que contiene.
Se asegura también que el arándano alivia los síntomas asociados a infecciones urinarias y reduce su tratamiento con antibióticos y que coadyuva en los casos de cáncer e infecciones respiratorias y de oído.
Conviene añadir que un consumo exagerado de zumo de arándano puede provocar desajustes intestinales.