Patética defensa del consumo de fármacos para tratar el dolor de cabeza de la Sociedad Española de Neurología

La Sociedad Española de Neurología (SEN) afirma haber revisado la evidencia científica existente en torno a algunas terapias no farmacológicas para tratar la migraña y otras cefaleas llegando a la "conclusión" de que la eficacia de la Homeopatía no es superior a la de un placebo, que los productos a base de plantas "no son fiables" y que las terapias dietéticas "podrían estar sobreestimadas". El estudio ha sido dirigido por David Ezpeleta, coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la entidad.
Respecto a las hierbas afirman haber encontrado solo estudios controlados con dos principios activos de posible efecto preventivo en la migraña episódica: la petasina -procedente de la Petasites hybridus– y el partenólido -extraído de la Tanacetum parthenium-; descartando el primero porque la planta de la que se extrae también contiene pirrolizidina -sustancia hepatotóxica y cancerígena- y el segundo porque la dosis que la hace eficaz "no ha sido totalmente confirmada".
Por lo que se refiere a la utilidad de seguir una dieta que evite los alimentos y condimentos que puedan desencadenar crisis migrañosas se limitan a decir que se trata de "una relación "sobreestimada". De ahí que afirmen: "Los neurólogos no aconsejamos dietas especiales ni restrictivas a los pacientes con migraña ya que a fecha de hoy ninguna intolerancia alimentaria ni su correlato dietético han demostrado con rigor su eficacia ni en la migraña episódica ni en la migraña crónica". Lo que no dicen es que la inmensa mayoría de los neurólogos no sabe nada sobre Nutrición; basta para corroborarlo leer su principal "argumento" para descartar la supresión de algunos alimentos: que puede ser peligroso al producir déficits de vitaminas y oligoelementos, algo "altamente desaconsejable" durante el embarazo.
En cuanto a los suplementos que suelen sugerirse reconocen la utilidad de la vitamina B2 (riboflavina) -400 mg/día- y el magnesio -300 mg/día- pero solo en la migraña episódica y aclarando que "su eficacia es menor que la de los fármacos antimigrañosos habituales". Una falacia que además oculta los graves efectos adversos de los mismos.
Por lo que se refiere a la Acupuntura dicen que existen evidencias "a favor y en contra" por lo que "es un tratamiento que podría valorarse en algunos pacientes con migraña". Lo mismo que las terapias de relajación, el biofeedback y la terapia cognitivo-conductual para el estrés tanto en la migraña como en la cefalea tensional. En cambio descartan la eficacia de la hipnosis: "A día de hoy no se dispone de evidencias aunque en algunos pacientes somatizadores y sin salir del ámbito médico puede ser un buen recurso".
Asimismo admiten que el dolor periférico regional puede tratarse bloqueando los nervios craneales con diferentes técnicas: Fisioterapia, Quiropráctica y otras disciplinas: "Pueden ser útiles en muchos casos pero se necesitan ensayos clínicos que confirmen su eficacia".
En cuanto a la enzima diaminooxidasa (DAO) se limitan a decir que no existen publicaciones que sustenten su eficacia pero lo cierto es que hace unos meses esa sociedad emitió un comunicado del que nos hicimos eco en esta misma sección en el nº 166 -puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- en el que aseveraban que la afirmación de que el 87% de los casos de migraña se puede prevenir y tratar porque su origen es digestivo y se debe mayoritariamente a un déficit de DiAminoOxidasa (DAO) -como había asegurado escasas semanas antes uno de los propios miembros de la Sociedad Española de Neurología, Joan Izquierdo Casas, noticia de la que igualmente nos hicimos eco pero esa vez en el nº 165- es incorrecta.
Como nuestros lectores habituales recordarán tal aseveración se basaba en un trabajo presentado durante el XXI Congreso Mundial de Neurología 2013 según el cual la causa de la migraña suele estar en un exceso de histamina en el plasma sanguíneo, amina involucrada en las respuestas locales del sistema inmune que además regula funciones en el estómago y actúa como neurotransmisor en el sistema nervioso central. Histamina que si se acumula en exceso puede dar lugar -entre otras cosas- a cefaleas migrañosas y deberse a la ingesta habitual de demasiados alimentos ricos en ella como el cava, el champagne, el marisco, los embutidos, el atún y las sardinas en lata, la leche y los quesos (excepto el queso fresco), los productos vegetales fermentados (como el chucrut y los derivados de la soja), las berenjenas, las espinacas y el vinagre (incluido el balsámico). Explicándose asimismo que hay otras aminas biógenas presentes en diversos alimentos que pueden saturar la enzima DAO y provocar igualmente la acumulación de histamina en el organismo; principalmente el chocolate, el aguacate, los cítricos –sobre todo la naranja-, los frutos secos –en especial los cacahuetes-, el tomate -y la salsa de tomate-, la cerveza y el alcohol en general. Pues bien, según el neurólogo Joan Izquierdo Casas la histamina ingerida con los alimentos es metabolizada por la enzima DiAminoOxidasa (DAO) en el intestino delgado y cuando alguien tiene déficit de la misma una parte termina pasando al torrente sanguíneo a través del epitelio intestinal causando diferentes síntomas y patologías, entre ellas la migraña pero también eczemas, psoriasis, picores en la piel, edemas, dolores musculares, fibromialgia, colon irritable, estreñimiento, hinchazón abdominal, náuseas, mareos, dolores en los huesos (especialmente en la columna vertebral), subidas y bajadas de la tensión arterial, etc. Y según él consumir DiAminoOxidasa ayuda a su rápida eliminación, algo que dijo haber constatado mediante un estudio doble ciego, comparativo y controlado con placebo en un grupo de 100 pacientes con migraña crónica severa que padecían entre 9 y 14 episodios al mes (81 mujeres y 19 hombres con una edad media de 41 años) a la mitad de los cuales se trató con un producto rico en DAO (Daosín) y a la otra mitad con un placebo comparándose luego el número de crisis que sufrían, su intensidad y si necesitaron o no analgésicos. Según los investigadores hubo entre quienes tomaron el producto personas cuyas crisis disminuyeron o desaparecieron y otras que aún tenían crisis pero necesitaron menos triptanes (fármacos para el tratamiento agudo de los ataques de migraña). Agregando que el producto a las dosis prescritas carece de efectos secundarios.
El caso es que ya entonces Discovery DSALUD instó a la Sociedad Española de Neurología a explicar públicamente qué laboratorios farmacéuticos la sustentan y cuál es la influencia que ejercen los mismos en los actuales tratamientos neurológicos cuando son todos meramente paliativos y, muy especialmente, a que nos dijeran cómo es posible que después de tantas investigaciones “serias y rigurosas” publicadas en revistas “de prestigio” durante décadas lo único que puedan aseverar hoy sobre las enfermedades neurológicas es que ignoran qué las causa –en todos los casos- y que no tienen cura. Dijimos entonces que no esperábamos respuesta y, en efecto, no la hubo. Ellos van a lo suyo: a defender el consumo de fármacos tan ineficaces como iatrogénicos.