Pegar a los niños fomenta en ellos la agresividad 

Una reciente investigación británica asegura que pegar a los niños fomenta su carácter agresivo. Los expertos recomiendan por tanto que se prohíba esta práctica tan habitual en Gran Bretaña ya que los padres que castigan físicamente a sus hijos pueden hacer que se vuelvan a causa de ello aún más violentos.
En suma, aseguran que la violencia genera violencia tanto por parte de los niños como de los padres.
El estudio recomienda que se informe a los padres de esto así como de las alternativas para educar a los niños sin necesidad de recurrir a castigos físicos.