Piden a la FDA que reconozca las propiedades anticancerígenas de la soja 

Solae, una compañía norteamericana que comercializa productos elaborados con soja, ha pedido a la FDA que la autorice a decir en sus etiquetas y prospectos que hay evidencias científicas de que el consumo de soja puede reducir el riesgo de ciertos tipos de tumores", fundamentalmente de mama, colon y próstata. Una petición que ha avalado presentando 58 estudios científicos.
La gestión ha provocado una fuerte polémica, animada por las multinacionales que fabrican productos anticancerígenos y a las que esa posibilidad no ha gustado en absoluto. La argumentación es que tales evidencias son “débiles” y en su mayoría “proceden de estudios epidemiológicos”. Incluso se ha argumentado que la soja puede incrementar el riesgo de desarrollar ciertos tumores por su riqueza en isoflavonas –y concretamente de genisteína-, sustancias –dicen- que “podrían” favorecer el desarrollo de estrógenos, hormonas femeninas cuya acción se ha relacionado con una “variedad” de tumores de mama.
Lo que los detractores callan es que muchos de los productos quimoterápicos autorizados para tratar el cáncer a los grandes laboratorios se basan precisamente en estudios epidemiológicos y que muchos, a pesar de que se usan para combatir el cáncer, pueden también causar cáncer. Hasta la Radioterapia provoca cáncer.