Piden al Parlamento Europeo que se reconozcan las nuevas "enfermedades ambientales"

La abogada argentina Graciela Vizcay Gomez, en representación de la socióloga italiana Rita Ghiringhelli, solicitó formalmente el pasado mes de agosto ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que se regulen lo antes posible las nuevas enfermedades ambientales; como la Sensibilidad Química Múltiple, la Hipersensibilidad Electromagnética, la Fibromialgia, la Fatiga Crónica, la Encefalomielitis Miálgica y otras patologías asociadas. Enfermedades que oficialmente no existen -aunque hay decenas de miles de personas que las sufren- ni siquiera para la OMS y no figuran en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades. Una lamentable dejación que achaca directamente al poder e influencia de las multinacionales farmacéuticas y químicas.

Según la letrada es inadmisible que a estas alturas no exista reconocimiento, regulación y protocolos de tratamiento de tales enfermedades y por eso muchos médicos creen aún que quienes sufren sus síntomas se los "inventan". Y eso que en Alemania y Austria la Sensibilidad Química Múltiple al menos ya ha sido reconocida como una enfermedad real. La abogada acusa en suma al Parlamento Europeo de “inacción y omisión” y de “letra muerta” la Revisión Intermedia del Plan de Acción Europeo sobre Medio Ambiente y Salud 2004-2010. Y tiene razón.