Piden a los médicos que identifiquen a los enfermos terminales ¡para valorar cómo tratarlos!

Boi Ruiz i García, médico y Consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, exige a sus colegas médicos del sistema público catalán que informen sobre los pacientes crónicos o graves que a su juicio no vivirán más de unos meses a fin de valorar los tratamientos que deben ofrecérseles. Así se pide en el llamado Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad (PPAC} que los médicos tienen que rellenar en el ordenador apareciendo en él la pregunta ¿Le sorprendería que este paciente muriera en los próximos 12 meses?“.

Para el Sindicato de Médicos de Cataluña se trata de “una pregunta de mal gusto expresada en términos poco profesionales que si se responde afirmativamente puede influir en cómo es tratado ese paciente en su próxima visita al servicio de urgencias o en la petición de atención domiciliaria”. Y es que la consigna general de la Generalitat es que tales enfermos sean tratados en su propio domicilio, algo que los médicos catalanes denuncian en un escrito: “La filosofía podría entenderse si respondiera a criterios estrictamente médicos o clínicos pero el propio departamento reconoce que las nuevas orientaciones para el tratamiento de estos pacientes responden a motivos meramente económicos”.

Las autoridades sanitarias niegan las acusaciones y aseguran que su objetivo es racionalizar las acciones y evitar el encarnizamiento terapéutico.