Piden tres años de cárcel para un médico


Recomendó a un paciente con dolor en el pecho que tomara leche y poco después moría de un infarto 

La Fiscalía de Guipúzcoa ha pedido tres años de cárcel para un médico al que acusa de haber tratado el 18 de febrero del 2006 a un paciente al que le dolía el pecho diciéndole que era un simple problema estomacal y se le pasaría tomándose un vaso de leche. El enfermo moriría horas después de un ataque al corazón en su domicilio. Según la Fiscalía la esposa del enfermo llamó por teléfono al seguro médico de su marido porque tenía "una fuerte presión en el pecho que le quemaba al respirar" así como "dolor en la zona del esternón, sudoración muy fría y una temperatura corporal de 34,7 grados". Cuando el médico acudió al domicilio la mujer le explicó además reiteradamente que en su familia "existían antecedentes de infarto". Según el propio escrito de la Fiscalía el médico tomó la tensión al marido, le auscultó, le palpó el abdomen y le diagnosticó "dolor epigastrial" recomendando simplemente que se tomara un vaso de leche. Ni pidió el traslado a un hospital ni consideró necesario prueba adicional alguna. Apenas hora y cuarto después el enfermo tenía dificultades para respirar, echaba espuma por la boca y moría. Según la autopsia por un shock cardiogénico debido a "un síndrome coronario agudo consecutivo a una trombosis aguda de la arteria circunfleja".
La Fiscalía considera que se trata de un homicidio por imprudencia y pide tres años de prisión para el acusado y cinco de inhabilitación profesional así como una indemnización para la familia de 270.000 euros. Y que se declare responsables civiles directos a las compañías aseguradoras y al servicio médico de Urgencias para el que trabajaba.