¿Podrá determinarse el riesgo de muerte analizando la saliva?

Tener muy pocas inmunoglobulinas A (igA) en la saliva es peligroso: el riesgo de fallecer -por cualquier causa- es mayor. Tal es al menos la conclusión de un estudio de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) dirigido por la Dra. Anna Phillips que acaba de publicarse en PLOS ONE. Como se sabe las inmunoglobulinas -o anticuerpos- son glicoproteínas que se encargan de combatir en nuestro interior posibles agentes patógenos concentrándose básicamente las del tipo A en la saliva, las lágrimas, las mucosas, el tracto respiratorio, el tubo digestivo y el tracto urogenital.

La investigación se hizo de hecho para valorar explícitamente esa relación y la valoración se hizo extrayendo y analizando muestras de saliva de 639 personas de 63 años de edad hace 20 -en 1995-y seguirlas durante ese tiempo para ver cuándo morían. Y eso ha acaecido antes sobre todo entre quienes tenían en la saliva muy pocas inmunoglobulinas A. Básicamente por cáncer. Obviamente tras tener en cuenta otros factores como el tabaco, la ingesta de alcohol y/o fármacos, la dieta, el ejercicio físico y el estrés.

La idea es utilizar el nivel de inmunoglobulinas A en la saliva como marcador del riesgo de mortalidad por cualquier causa pero no se ha determinado qué nivel debería considerarse aceptable y cuál potencialmente peligroso. Habrá pues que esperar aunque el hecho de que sea muy bajo ya sería en principio preocupante según este discutible estudio.