¿Podría el bloqueo de un solo gen evitar el crecimiento de los tumores?

Un equipo de la Universidad Johns Hopkins (EEUU) coordinado por  Linda Resar ha constatado -el trabajo acaba de publicarse en PLOS– que en las células cancerosas de mama se halla activado el gen HMG1, regulador maestro muy activo durante el desarrollo embrionario que normalmente se desactiva en las células adultas. Y han comprobado que bloqueándolo in vitro el cultivo adquiere el aspecto de un tejido sano. "Desactivamos ese gen en células de una forma muy agresiva de cáncer -concretamente utilizaron células triple negativas porque carecen de los genes receptores que caracterizan las formas más habituales del cáncer de mama, como el gen HER2, y eso hacen que sean más difíciles de abordar- y cambió de forma extraordinaria su apariencia y comportamiento”.  Una vez se inhibió el HMG1 en las células cultivadas éstas se implantaron en ratones constatándose que no se propagaban cuando esas mismas células, antes de tratar, sí provocaban metástasis. ¿Abre este descubrimiento una vía para tratar eficazmente el cáncer? Los propios investigadores reconocen que no tendrán respuesta a eso antes de diez años.