Polémica en Gran Bretaña por el diseño de bebés para evitar desórdenes genéticos

 

Los científicos británicos se encuentran sumidos estos días en una discusión sobre la propuesta de la Autoridad de la Fertilización Humana y Embriología de ese país de diseñar bebés por el tratamiento "in vitro" para evitar el riesgo de que padezcan desórdenes genéticos como fibrosis cística, y cáncer de mama, de próstata y ovarios.
La controvertida técnica, llamada Diagnóstico de pre-implantación genética, comprende la selección de embriones en los que se les ha hecho pruebas sobre posibles defectos genéticos. De esta manera, sólo los embriones libres de defectos se implantan en el útero.
Ello evitaría que las enfermedades genética graves pasaran de padres a hijos pero no se trata de seleccionar embriones para unas determinadas características físicas, sociales o psicológicas.