Por qué antiguamente se tomaba un vaso de leche templada para dormir mejor

 

Nuestros antepasados sabían que ingerir un vaso de leche templada antes de acostarse les ayudaba a conciliar el sueño pero obviamente ignoraban las razones bioquímicas. Pues bien, la razón es que contiene triptófano, aminoácido esencial para que el cerebro segregue serotonina y melatonina, tranquilizantes y reguladores del ciclo vigilia-sueño. Y así lo acaba de explicar un equipo de investigadores de la Universidad de Extremadura especializados en Neuroinmunofisiología y Crononutrición, disciplina ésta que se encarga de analizar cómo afectan determinadas sustancias alimenticias al ritmo biológico. Éstos añaden que contienen igualmente triptófano los cereales, la lechuga, el tomate, los huevos y los frutos secos que pueden pues consumirse para obtener el mismo efecto no siendo en cambio aconsejable de noche la ingesta de otros productos que también lo contienen como los kiwis, las naranjas y algunos embutidos. Estos investigadores recuerdan que el triptófano es además útil en casos de obesidad porque mucha gente come al tener ansiedad y dejan de hacerlo -en mayor o menor medida- gracias a la producción de serotonina que provoca su presencia.

Hasta aquí la noticia. Nosotros desaconsejamos abiertamente el consumo de leche para ello por las razones que ya se explicaron en el reportaje que con el título ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano? publicamos en el nº 84 y puede consultarse en nuestra web: www.dsalud.com.