¿Por qué no se han prohibido taxativamente ya los alimentos que contienen “grasas trans”? 

 

Los alimentos que contienen “grasas trans” siguen siendo retirados del mercado “de forma gradual”. Bueno, ¿y alguien en el Ministerio de Sanidad y Consumo puede explicarnos por qué? ¿Cuál es la razón de que no se haya exigido sin más la retirada de todo alimento que las contenga sabiendo que perjudican gravemente la salud? Las grasas trans son aquellas cuyas moléculas tienen un ángulo de rotación que les impide ser bien metabolizadas y pasan a convertirse en sustancias tóxicas que el organismo no asimila lo que puede provocar inflamaciones, problemas hepáticos, bloqueo de las arterias dañando el sistema cardiovascular e, incluso, cáncer. Y se crean al calentar las grasas –incluidos por tanto los aceites- y margarinas vegetales a altas temperaturas. Especialmente cuando se someten al conocido proceso de hidrogenización que consiste en calentar el aceite o la grasa a temperaturas que oscilan entre 120 y 200º C con hidrógeno a presión en presencia de metales catalizadores -normalmente el níquel, a veces el platino- durante 7 u 8 horas. Sin embargo, a día de hoy siguen presentes en muchos productos, especialmente en los de comida preparada y los snacks. Y eso que un nuevo estudio efectuado por investigadores franceses del Centre National de la Recherche Scientifique y dirigido por la Dra. Véronique Chajès que acaba de publicarse en American Journal of Epidemiology demuestra -tras estudiar entre 1995 y 1998 a cerca de 25.000 mujeres- que cuanto más altos son los niveles de “grasas trans” más posibilidades hay de sufrir un cáncer, especialmente de mama.
¿Hasta cuándo se va a consentir pudiendo evitarse?