Portugal incorpora las terapias no convencionales

El pasado 4 de septiembre se publicó en el Diario de la República de Portugal-el Boletín Oficial del Estado portugués-la denominada Ley de bases de Salud que integra las terapias no convencionales-según las define la Organización Mundial de la Salud (OMS)– con la medicina convencional a fin de garantizar la protección de la salud de las personas y comunidades y la calidad de la atención basándose en la mejor evidencia científica. Y será el ministerio de sanidad el responsable de la acreditación y supervisión de su ejercicio.

El artículo 26 de esa ley recoge bajo el epígrafe Terapias no convencionales estos dos puntos:

  1. El ejercicio de las terapias no convencionales está regulado por la ley y se integra a las terapias convencionales a fin de garantizar la protección de la salud de las personas y comunidades así como la calidad de la atención basándose en la mejor evidencia científica.
  2. El Ministerio de Salud será el responsable de la acreditación, supervisión y supervisión de la práctica de las terapias no convencionales de acuerdo con lo aprobado por la Organización Mundial de la Salud”.

En pocas palabras: Portugal ha decidido asumir lo que la OMS lleva años reclamando. En España, por el contrario, se las persigue desde el ministerio, las comunidades autónomas, los colegios médicos y los medios de comunicación controlados -directa o indirectamente- por la gran industria farmacéutica. Esperpéntico.