Primer caso de curación de ébola con ozono intravenoso en Sierra Leona

Aunque los médicos norteamericanos Howard Robbins y Robert J. Rowen tuvieron que abandonar Sierra Leona sin poder aplicar ozono intravenoso a enfermos de ébola debido a las presiones del Ministerio de Sanidad -tal y como informamos el mes pasado- sus enseñanzas han permitido que los médicos locales a los que formaron en la terapia hayan curado así a un enfermo de ébola. Nos referimos al doctor Komba Songu M'Brewa, jefe médico militar que se contagió tras mantener contactos con el cirujano sierraleonés Martin Salia infectado por el virus y que fallecería en Estados Unidos a donde se le trasladó para ser tratado.

Según explicaría el Dr. Robert Rowen el 27 de noviembre pasado recibió un email del doctor M. Jalloh, encargado de supervisar el tratamiento con ozono intravenoso, en el que éste le comunicaba que su colega Songu M'Brewa se encontraba ya estable, sin diarrea ni vómitos, tras recibir 55 ml de ozono intravenoso dos veces al día así como plata coloidal, vitamina C y glutatión. Tres días después había desaparecido la fiebre y no padecía ninguno de los síntomas habituales. Hechas dos pruebas de carga viral ambas dieron negativas para el ébola.

Y no es la primera curación El 14 de noviembre el Dr. Sekou Kanneh, que trabaja en un centro de tratamiento de ébola en Sierra Leona, se pinchó accidentalmente con una aguja contaminada apareciendo a los dos días fiebre alta, pérdida de apetito, malestar abdominal y fatiga, síntomas clásicos del ébola. Pues bien, como había asistido a los cursos de formación de Rowen y Robins llamó al doctor Kojo Carew -encargado del programa y mantenimiento de los equipos llevados a Sierra Leona por los médicos norteamericanos para enseñar el protocolo- y decidió comenzar inmediatamente el tratamiento con ozono sin hacerse la prueba del ébola porque pensó que de nada servía esperar y porque en caso de dar positivo habría sido obligatoriamente confinado en un centro de tratamiento oficial en el que se le habría negado el acceso a la ozonoterapia. A los seis días se encontraba completamente recuperado y libre de síntomas.

Sin comentarios.