Principios activos del té verde y el vino tinto, útiles para prevenir el alzheimer

El extracto purificado de epigalocatequina galato –presente en el té verde- y resveratrol –presente en las uvas y el vino tinto- ayuda a evitar el alzheimer. Así lo indica al menos un nuevo trabajo de la Universidad de Leeds (Reino Unido) coordinado por el profesor de la Facultad de Biología Nigel Hooper que acaba de publicarse en Journal of Biological Chemistry según el cual ello impide el daño neuronal. "Es erróneo creer que el alzheimer es causa natural del envejecimiento –afirma Nigel Hooper-; se trata de una enfermedad que puede curarse”. Explicando luego: “Hemos demostrado por primera vez que la producción de proteínas beta-amiloide se desencadena -en un círculo vicioso mortal- cuando las mismas se adhieren a priones”; añadiendo luego que si ambas sustancias se agregan –al menos in vitro- las neuronas quedan protegidas porque se impide esa unión. De hecho lo constataron in vitro con tejido neuronal -animal y humano- comprobando que el extracto impedía que las neuronas sanas resultaran dañadas. “Supimos que era así –diría- porque la forma de las proteínas se distorsionaba y no podían enlazarse con los priones”.