Proponen evaluar los riesgos para la salud de los teléfonos móviles

 

Larie Challis, especializado en investigar el potencial efecto de las telecomunicaciones en la salud, ha propuesto al Ministerio de Sanidad británico y a las compañías telefónicas que aporten 4.5 millones de euros para financiar un estudio que permita confirmar o descartar que tales aparatos pueden provocar cáncer o enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer. La idea es seguir a 200.000 voluntarios que usen teléfonos celulares durante al menos cinco años.
Según Challis las investigaciones efectuadas hasta ahora indican que son seguros a corto plazo pero no cuando se trata de un uso prolongado. Agregando que hay "indicios" de que pudiera haber algún riesgo. Según él habría además que estudiar por separado su impacto en los niños. "Todo el mundo sabe –manifestó aThe Times- que un niño expuesto a las radiaciones solares tiene más posibilidades de desarrollar cáncer de piel que un adulto. Reaccionan asimismo de modo muy distinto a las radiaciones ionizantes, a la radiactividad y a los rayos gamma. Y son también mucho más sensibles a todo tipo de contaminantes. Por tanto, hay que saber si reaccionan igualmente de manera más intensa a las radiofrecuencias de los móviles".