Proponen fertilizar los mares para atajar el hambre en el mundo

 

El hambre en el mundo podría atajarse a través de programas que aumenten la capacidad de reproducción de los bancos de peces en los mares de todo el mundo.
Tal es la afirmación y la propuesta de Michael Markels, experto de la Universidad de Virginia, quien tras recordar que la mayor parte de los peces residen en las aguas de sólo el 2% de las zonas superficiales de los mares y océanos del mundo, explica que la escasez de vegetación marina en muchas zonas podría solucionarse mediante programas de “fertilización intensiva”.
Inmensas cantidades de abono vertidas en los mares que más lo requieren que -asegura- podría hacer aumentar la producción de pescado hasta los 50 millones de toneladas.
Otros científicos se han pronunciado sin embargo en contra de la idea por considerar que esos vertidos intensivos de abono terminarían alterando negativamente los ecosistemas. Por ejemplo, se daría un enorme crecimiento de las formaciones de algas, lo que a su vez provocaría con el tiempo un aumento del nivel de dióxido de carbono liberado en la atmósfera.