Propuesta para maquillar los pésimos resultados de las terapias anticancerígenas

 

Hermann Brenner, miembro del Departamento de Epidemiología del Centro Alemán para la Investigación del Envejecimiento, ha propuesto en un artículo publicado enThe Lancet algunos cambios en la forma de hacer los análisis estadísticos sobre la tasa de supervivencia del cáncer ya que los actuales métodos arrojan –reconoce- “cifras excesivamente elevadas de mortalidad, muy desesperanzadoras para médicos y pacientes”. Así que propone que sólo se tengan en cuenta periodos de tiempo más cortos a la hora de calcular el número de personas que siguen vivas a los cinco o diez años de ser tratadas con los métodos convencionales.

Brenner lo justifica diciendo que las estadísticas actuales son demasiado pesimistas y que la realidad no es tan mala… sobre todo a menor plazo. Vamos, que la gente tiene que contentarse con prolongar su vida tres o cuatro años y que, a más largo plazo, en vez de morirse el 90% de los enfermos quizás se muera sólo el 87 o el 88%. ¿Eso es dar más esperanzas a los oncólogos y a los enfermos? Obviamente, de revisar todo lo que se afirma oficialmente del cáncer y de la necesidad de replantear los tratamientos oncológicos actuales dada la escasa o nula efectividad de la quimioterapia y la radioterapia no dice nada.