¿Provocan autismo y déficit de atención con hiperactividad las vacunas?

Los niños vacunados sufren más alergias, neumonías y otitis y se dan entre ellos más casos de autismo, déficit de atención con hiperactividad y problemas de aprendizaje. Así lo indica al menos el trabajo de investigación elaborado por A. R.  Mawson, B. D. Ray, A. R. Bhuiyan y B. Jacob que con el título Vaccination and Health Outcomes: A Survey of 6- to 12-year-old Vaccinated and Unvaccinated Children based on Mothers’ Reports (Resultados en la salud de la vacunación. Encuesta sobre niños vacunados y no vacunados de 6 a 12 años basada en informes de sus madres) se ha publicado recientemente en Frontiers in Public Health. En la encuesta participaron 415 madres de 666 niños comparándose los datos de los 405 vacunados con los de los 261 no vacunados.

Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte debemos recordar que ya en el nº 161 -correspondiente a junio de 2013- dimos a conocer un estudio elaborado por el investigador alemán Andreas Bachmair según el cual los niños vacunados enferman entre 2 y 5 veces más que los no vacunados. Sus datos indicaban por ejemplo que mientras entre los niños vacunados de entre 0 y 17 años sufre asma un 4’7%, fiebre del heno un 10’7% y neurodermatitis un 13’2% entre los no vacunados esa prevalencia es del 2’5% para el asma y la fiebre del heno y de un 7% para la neurodermatitis. En cuanto al llamado Trastorno de déficit de atención e hiperactividad se diagnosticó tal patología al 7’9% de los vacunados y entre el 1 y 2% a los no vacunados. Por otra parte, el 12’8% de los vacunados se infectó de herpes frente al 0’5% de los no vacunados. Agregaremos que en un padecimiento tan común en niños de corta edad como la sinusitis la prevalencia entre los vacunados fue del 32% y entre los no vacunados del 1-2%.

Agregaremos que ya en 1992 la entidad neozelandesa Sociedad de concientización sobre la vacunación (IAS por sus siglas en inglés) encuestó a 495 niños de 245 familias de los que 226 habían sido vacunados y 269 no y en aquel caso las diferencias fueron aún mucho más altas. Y en otra encuesta realizada en la neozelandesa ciudad de Christchurch -en Isla Sur- con niños nacidos durante o después de 1977 se constató que ninguno de los no vacunados padecía asma mientras que entre los vacunados sufrió esa patología antes de los 10 años ¡el 25%!