¿Puede la Acupuntura ayudar a recuperar un ojo vago?

 

La ambliopía u ojo vago de los niños de mayor edad puede corregirse en muchos casos con Acupuntura. Al menos así lo aseguran los autores de un estudio efectuado conjuntamente por la Universidad de Shantou y la Universidad China de Hong Kong recién publicado en Archives of Ophthalmology.
Entre un 35 y un 50% de los casos este problema lo causa las diferencias en el grado de hipermetropía o miopía entre los dos ojos -trastorno conocido como anisometropía- que se corrige con gafas o lentes de contacto cuando los niños tienen entre 3 y 7 años pero a partir de entonces y hasta los 12 años ello sólo es eficaz en el 30% de las ocasiones. Afortunadamente la técnica de colocar un parche en el ojo sano para forzar al otro a trabajar aumenta el grado de respuesta.
Pues bien, los investigadores orientales hicieron un ensayo con 88 niños a 43 de los cuales se les insertaron agujas en cinco puntos concretos cinco veces por semana mientras a los otros 45 se les tapaba el ojo bueno dos horas al día y al menos una vez por semana ejercitaban durante una hora el ojo vago con actividades de visión de cerca como leer o mecanografiar. Quince semanas después comprobarían que la agudeza visual había mejorado alrededor de 1,8 líneas entre los niños que usaron el parche y en 2,3 líneas entre los que recibieron acupuntura. Y aún más: de los niños del grupo que empleó el parche el 16,7% dejó de tener ojo vago mientras se logró eso mismo en el 41,5% de los que recibieron acupuntura. Sin efectos secundarios en ninguno de los dos grupos.
Los investigadores reconocieron desconocer las razones exactas del éxito –hay que resaltar que en el estudio sólo participaron niños con ambliopía anisometrópica- aunque infieren que las agujas podrían cambiar en el cerebro la actividad de la corteza visual así como aumentar el flujo sanguíneo a los ojos y a sus estructuras adyacentes estimulando asimismo la generación de componentes que apoyan el crecimiento de los nervios retinales.
Los autores advertirían que la inserción de las agujas en esas zonas sólo puede hacerlas personal muy preparado y no cualquier acupuntor.