QUEMANDO TEJIDO DEL CORAZÓN SE LOGRA TRATAR ARRITMIAS CARDÍACAS

 

Investigadores estadounidenses han realizado un estudio en el que aseguran que las operaciones en las que se queman tejidos del corazón para eliminar los problemas de ritmo cardíaco suelen tener excelentes resultados y pocos riesgos, según publican hoy en Circulation, revista de la Asociación Americana del Corazón.
La llamada "ablación catéter por radiofrecuencia" podría sustituir el uso de medicamentos para el tratamiento de ciertas arritmias, incluida la taquicardia. Generalmente los problemas de ritmos cardíacos irregulares que trata este método -que viene siendo utilizado desde hace 10 años- no suponen una amenaza para la vida del paciente pero causan palpitaciones que pueden asustarles.
Los catéteres se insertan a través de los vasos sanguíneos desde la ingle, un brazo o una pierna hasta el corazón, y llegan hasta el propio músculo cardiaco  donde  existen unos nódulos nerviosos responsables del ritmo de contracción que posteriormente se transmiten a través de un sistema de conducción propio de la víscera cardiaca. Los catéteres están equipados con un emisor de radiofrecuencias tan fuertes que pueden destruir el tejido responsable de la arritmia de forma controlada.
De los 1.050 pacientes estudiados por el equipo del doctor Hugh Calkins, del Hospital John Hopkins de Baltimore, el 95% no padeció más arritmias después de haberles realizado el tratamiento; y los expertos aseguran que sólo existe un 1% de riesgo de que los pacientes necesiten marcapasos.
Por su parte, el doctor Kenneth Ellenbogen, director de Electrofisiología del Colegio Médico de la Universidad de Virginia, aseguró que este hallazgo parece confirmar que la técnica es relativamente segura y es una "alternativa muy efectiva al tratamiento con medicamentos que se tiene que tomar de por vida".