Reiteran que el té retrasa el crecimiento del cáncer de próstata

 

Los polifenoles del té –tanto del verde como del negro si bien de forma más eficaz los del primero- retrasan el crecimiento del cáncer de próstata, según un estudio elaborado por científicos de la Universidad de California en Los Angeles (Estados Unidos) que se ha dado a conocer en la reunión Experimental Biology 2004 de la Sociedad Americana de Ciencias Nutricionales.
La comprobación se hizo seleccionando a 20 varones a los que se iba a extirpar quirúrgicamente la próstata a causa del cáncer y a los que sólo cinco días antes de la intervención se les dividió al azar a fin de que unos tomasen cinco tazas diarias de té verde, otros la misma cantidad de té negro y el resto bebidas que no contuviesen polifenoles. Posteriormente se extrajeron muestras de su sangre y se sumergieron en ellas varias líneas de células cancerosas procedentes de tejido prostático. Pues bien, los científicos descubrieron que las células malignas crecían más despacio al sumergirse en un medio rico en polifenoles lo que supone -a juicio de los autores- la primera evidencia con tejido humano del potencial efecto antitumoral del té. Lo curioso es que no se encontró ningún componente del té en las muestras de suero lo que ha llevado a pensar a los especialistas -un grupo de nutricionistas y urólogos encabezados por la doctora Susanne Henning– que la inhibición del crecimiento celular se puede deber a la acción de otros elementos, alterados a su vez por el consumo de té.
También se tomaron luego muestras de la glándula afectada para evaluar si la presencia de los polifenoles del té tenía relación con las poliaminas, pequeñas moléculas ricas en nitrógeno que se han asociado a un aumento de la proliferación celular en varios tipos de cáncer. Y se encontraron con que cuanta mayor es la presencia de polifenoles menor es la actividad maligna de las poliaminas.