Relacionan ataques epilépticos con ciertos dibujos animados

 

Científicos italianos de la Universidad de Pisa han realizado un estudio en el que demuestran que algunos dibujos animados pueden resultar verdaderamente perjudiciales para los niños. Según los expertos, entre un 0,5% y un 0,8% de los menores de 14 años son propensos a la fotoepilepsia mientras el resto también se ven, en general, afectados por las imágenes parpadeantes.
La investigación llevada a cabo por el equipo italiano parte del triste suceso ocurrido en 1997 en el que 685 niños japoneses sufrieron ataques epilépticos durante un capítulo de los famosos dibujos animados Pokemon.
Los cerebros de los niños que padecen fotoepilepsia no pueden distinguir entre el blanco y el negro en las imágenes parpadeantes; y los que no sufren ese problema también se ven afectados ya que la actividad cerebral en el área del córtex aumenta cuando el contraste es de sólo un 20%.
En sus conclusiones, los expertos recomiendan a los realizadores de dibujos animados que eviten las imágenes demasiado parpadeantes. Asimismo, recomiendan a los padres que eviten que sus hijos permanezcan demasiado cerca del televisor u ordenador, restrinjan el tiempo de su uso y que el entretenimiento se realice en un ambiente bien iluminado.