Retan a la Secretaría del Plan Nacional sobre el SIDA

Nuestro compañero Jesús García Blanca, investigador desde hace años del montaje VIH/SIDA, aprovechó la puerta abierta hace unas semanas por la Secretaría del llamado Plan Nacional sobre el SIDA que pidió “sugerencias” en relación con el borrador del Documento de Consenso sobre tratamiento antirretroviral 2012 para enviar la carta que por su interés reproducimos a continuación sin apostillas ni comentarios y sobre la que, obviamente, no creemos haya respuesta alguna. Tal es el texto:
“Me dirijo a ustedes atendiendo a la invitación realizada a través de la página web del Plan Nacional sobre el SIDAen relación con el Documento de Consenso de Gesida/Secretaría del Plan Nacional sobre el sida respecto al tratamiento antirretroviral en adultos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana, ’disponible para su lectura crítica por quienes lo crean oportuno’ y sobre el que se ‘agradece cualquier sugerencia, aspecto de mejora o rectificación’. Desde 1997 he dirigido numerosas peticiones a la Secretaría del Plan Nacional sobre el SIDA solicitando la documentación científica que sirve de base para fundamentar las políticas de SIDA en España. Políticas que se concretan básicamente en:
-Campañas de prevención de contagio del VIH.
-Realización de tests diagnósticos de infección por VIH.
-Recuentos de linfocitos T CD4 considerados diana del VIH.
-Mediciones de Carga Viral en Plasma del VIH.
-Tratamientos antirretrovirales para combatir el VIH.
Es decir, las acciones llevadas a cabo se basan en la teoría viral del SIDA cuya causa es el VIH lo que quiere decir que la documentación científica de la que hablamos debe ser como mínimo:
-Artículos de referencia en los que se describa el aislamiento del VIH y la caracterización de sus proteínas y genoma.
-Artículos de referencia en los que se demuestre que el VIH causa el SIDA, es decir, destruye los linfocitos T CD4.
-Ensayos clínicos que incluyan placebo y grupos de control a doble ciego que demuestren que los beneficios de los ARV son superiores a sus riesgos.
En los catorce años transcurridos desde mi primera petición el Plan Nacional sobre SIDAha venido aprobando estrategias y recomendaciones que se basan en la teoría viral pero no me ha contestado ni ha presentado esa documentación.
Por mi parte, una dura labor de estudio y activismo que se apoya en investigadores, científicos, médicos, periodistas, abogados y organizaciones ciudadanas críticas me ha llevado a la conclusión (provisional) de que ninguno de esos artículos pueden presentarse porque sencillamente no existen en la literatura científica. Por el contrario, sí que existe suficiente evidencia publicada que demuestra que:
-Nadie ha aislado el VIH ni demostrado la relación causal entre el ‘SIDA’ y un virus.
-Los tests diagnósticos, los recuentos de CD4 y las mediciones de CVP no han sido validados y carecen de validez clínica.
-Los productos presentados como antirretrovirales no poseen los beneficios pretendidos por sus fabricantes y, por el contrario, son tóxicos tendencialmente mortales.
No obstante, como he dicho, mi posición es provisional y por tanto sujeta a cambio si se presenta evidencia en contra y puesto que ustedes son los responsables científico-médicos les pregunto:
1. ¿Qué cargo institucional u organismo público ha aprobado en España…
… los tests diagnósticos que se realizan a la población?
… los métodos y dispositivos de ¡recuento de linfocitos T CD4¡?
… los métodos y dispositivos de “¡medición de Carga Viral en Plasma’?
… los productos ‘antrretrovirales’ que ustedes mencionan en sus recomendaciones y se administra a la población?
2. ¿En qué evidencia científica se han basado estas decisiones?
3. ¿Asume esa persona u organismo la responsabilidad civil y penal que pueda derivarse de cada prescripción o es cada médico, analista o sanitario que prescribe o lleva a cabo los protocolos quien asumirá esa responsabilidad?
4. ¿Asumirán ustedes la responsabilidad que les corresponde como comité asesor que establece las recomendaciones concretas a los hospitales y profesionales?
A mi juicio estamos ante un dilema simple y concreto: el Plan Nacional sobre el SIDAes el organismo legalmente encargado de ‘elaborar propuestas de actuación’ en relación con el SIDA y su Consejo Asesor clínico debe trabajar sobre la base de evidencia científica. La pregunta es: ¿tienen ustedes esa evidencia o no la tienen?
Si la tienen les emplazo para que la hagan pública a la mayor brevedad posible del modo que estimen conveniente aunque la forma más directa es colocarla en la página web del PNS.
Si no la tienen están ustedes obligados a revisar todas las recomendaciones que vienen haciendo o trasmitiendo sin evidencia básica que las justifique.
El interés público y la salud de las personas debe estar por encima de cualquier otra consideración –incluidas posibles contrapartidas debidas a los laboratorios que comercializan los ‘tratamientos’ y patrocinan GESIDA, SEISIDA o la Fundación para la Formación e Información sobre Tratamientos en el ámbito del VIH- por lo que los obliga no ya un imperativo ético sino su condición de responsables públicos y de profesionales de la medicina.
Pero considero que también tienen una obligación de carácter legal teniendo en cuenta las posibles implicaciones jurídicas o penales que en un futuro pudieran establecerse en un asunto en el que la salud y la vida de muchas personas se ha visto afectada. Quedo a la espera de su respuesta”.
Hasta aquí la carta enviada por Jesús García Blanca al organismo denominadoPlan Nacional sobre el SIDA. Pues bien, éste recibió una breve "respuesta" –por llamarla de alguna manera- de alguien que se identificaría como Pepe Lopez Aldeguer y aseguró ser el redactor del documento de recomendaciones. Y -comentarios personales aparte- respondió lo siguiente: “(…) La respuesta es que sí, que el virus existe y ha causado la muerte a multitud de personas. No te lo voy a demostrar: ni soy la persona ni es el momento ni tengo interés en hacerlo. Soy un defensor y seguidor de las tesis oficiales. Soy médico, mi principal trabajo es tratar a pacientes con infección por VIH. He acompañado a algunos (muchos) mientras morían y he conseguido (gracias a los métodos que dices que no valen y a los fármacos disponibles) que un buen número lleven una vida normal”.
Sobre la documentación solicitada para demostrar científicamente lo oficialmente mantenido ni una palabra. Los responsables del SIDA llevan décadas negándose a demostrar lo que afirman. Se niegan hacerlo… y punto; para eso cuentan con el apoyo “institucional” u “oficial” (léase “el de quienes están el poder”).