Retirada urgente de las vacunas presuntamente antigripales de Novartis

La Agencia Española del Medicamento ordenó el 25 de octubre pasado la inmovilización preventiva de Chiroflu y Chiromas, las vacunas que la multinacional Novartis comercializa en España para evitar infectarse de la gripe -algo que por supuesto no ha tenido que demostrar- al haberse hallado en ellas “partículas blancas en suspensión”. La alerta la dieron las autoridades italianas, país en el que las vacunas se comercializan con los nombres de Agrippal y Fluad. E inmediatamente se retiraron también en Suiza. El laboratorio alegaría rápidamente estar “convencido” –es decir, se defendió con una “creencia”- de que ello no afectaba ni a la seguridad de la vacuna ni a su eficacia (esto último sí nos los creemos: debe ser igual de inútil en ambos casos). Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte debemos agregar que no concebimos cómo la gente se inocula las llamadas “vacunas contra la gripe” cuando son una y otra vez modificadas -casi todos los años- y ninguna ha demostrado científicamente jamás su eficacia.