Sales de Epsom contra la eclampsia

 

Según un estudio internacional, tomar sales de Epsom reduce a la mitad el riesgo de que las mujeres sufran eclampsia, es decir, convulsiones durante el embarazo. En el estudio han tomado parte 10.000 mujeres que sufrían pre-eclampsia o toxemia -un aumento anormal de la tensión sanguínea debido al embarazo-, una situación que puede dar lugar a las convulsiones que ponen en peligro tanto la vida de la madre como la del feto. Además de los cuidados médicos normales la mitad de las mujeres recibió una inyección de sulfato magnésico o sales de epsom, un conocido medicamento anti-convulsiones, mientras que las otras recibían un placebo. Entre las mujeres que recibieron el sulfato magnésico se dio un 58% menos de casos de eclampsia que entre las que no lo tomaron. La cuarta parte de las mujeres tratadas con sulfato magnésico observaron efectos secundarios poco importantes pero en ningún caso hubo pruebas de efectos negativos para la madre ni para el feto.
Más información en: www.mrc.ac.uk