Sanidad asocia dos fármacos antitiroideos -Neo-tomizol y Tirodril- a pancreatitis agudas ¡pero no los retira!

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emitió en febrero una alerta al haberse registrado casos de pancreatitis agudas y malformaciones congénitas en el feto si se toman durante el embarazo tras la ingesta de los fármacos antitiroideos Neo-tomizol (carbimazol) y Tirodril (tiamazol) pero ¡no los retira del mercado!

Se ha limitado a recomendar a quienes lo estén tomando que suspendan el tratamiento ¡si sufren tales efectos secundarios! y a las embarazadas que lo eviten y tomen dosis mínimas A pesar de que en muchos casos volvió a provocarlos tras dejar temporalmente de ingerirlos y volver a ellos después. En pocas palabras, nuestros organismos sanitarios siguen protegiendo a los fabricantes ninguneando a los ciudadanos.

Hablamos de dos fármacos que actúan controlando la sobreproducción de hormonas tiroideas en la glándula tiroides a costa de provocar -con distinta frecuencia- numerosos efectos indeseados: sarpullido, urticaria, picores, oscurecimiento de la piel, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, dolor de estómago, dolor en articulaciones y músculos, agranulocitosis, pérdida de sabor, sensación de hormigueo o adormecimiento, vértigo, hinchazón, fiebre, sueño, granulocitopenia, trombocitopenia, pancitopenia, linfadenopatía generalizada, anemia aplásica, periarteritis, hipoprotrombinemia, coma hipoglucémico, neuritis, polineuropatía, sialoadenopatía, ictericia colestática, hepatitis fulminante, necrosis hepática, síndrome de Stevens-Johnson, lupus eritematoso medicamentoso y nefritis. Y lo que es ya indignante: Neo-tomizol ya reconocía en su ficha técnica que puede provocar pancreatitis aguda.

¿Cuándo van nuestros representantes políticos y policiales a investigar a fondo a los responsables de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)? Porque lo que está pasando en ella huele cada vez peor.