Sanidad quiere ampliar la fecha de caducidad de las vacunas contra la gripe A

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios pretende ampliar la fecha de caducidad de las vacunas con oseltamivir fosfato -principio activo presente en el Tamiflu -de Roche– y Relenza -de GlaxoSmithKline– que las administraciones públicas sanitarias españolas compraron masivamente para "prepararse" ante la inexistente pandemia de gripe aviar y gripe H1N1. Y es que hay aún "en reserva" ¡15 millones de unidades! Lo inaudito es que en 2009 la fecha de caducidad de esas vacunas ya se amplió de cinco a siete años… y ahora se quiere volver a ampliar. “Existen expectativas razonables de que se pueda ampliar nuevamente el periodo de validez por encima de siete años", dice el ministerio alegando que se han hecho "ensayos" con ellas a los seis años de la fabricación con resultados "satisfactorios". Como si tal decisión no fuera en realidad exclusivamente política. Porque ya explicamos en el nº 154 que la mayoría de los fármacos no caduca ¡en décadas! (obviamente si se conservan en las condiciones adecuadas). La actual fecha de caducidad de los fármacos se debe a decisiones políticas tomadas para beneficiar a las empresas farmacéuticas al obligar así a los ciudadanos a "renovar" sus botiquines sin necesidad real (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el texto que con el título La mayoría de los fármacos no caduca ¡en décadas! publicamos en el nº 156).
Por otra parte, ¿qué es eso de que han hecho "ensayos"? ¿Con quién? ¿Es que se han inoculado en personas esas vacunas caducadas para "probarlas"? Es más, ¿alguien en el Ministerio de Sanidad puede explicarnos por qué se mantienen en reserva vacunas manifiestamente inútiles y peligrosas para la salud? No esperamos respuesta. Por nuestra parte invitamos al lector a leer todo lo que sobre ésas y otras vacunas hemos publicado ya y tiene en este enlace: www.dsalud.com/index.php?pagina=vacunas.