Se aprueba en Estados Unidos la vacuna española de EuroEspes para el alzheimer

La vacuna contra el alzheimer desarrollada en el Centro de Investigación Biomédica EuroEspes por el equipo de científicos que dirige el Dr. Ramón Cacabelos -Catedrático de Medicina Genómica y Presidente de la Asociación Mundial de Medicina Genómica- acaba de ser aprobaba por la Oficina de Patentes de Estados Unidos. Se trata de una vacuna segura bautizada como EB101 que es no sólo preventiva sino también terapéutica, es decir, permite tratar con ella a quienes ya padecen la enfermedad -lo que la diferencia claramente del resto de las existentes- al incorporar liposomas enriquecidos en factores tróficos que ayudan a revertir el proceso de muerte neuronal en las fases incipientes. Y destaca asimismo por su seguridad ya que no produce los efectos secundarios que provocaban otros prototipos, como microhemorragias cerebrales o reacciones meningoencefalíticas.

La vacuna se desarrolló en animales transgénicos en cuyo genoma murino se insertaron los principales genes humanos mutantes responsables del alzheimer y está lista para iniciar la fase clínica cuando las autoridades americanas lo autoricen.

Según nos ha explicado el Dr. Ramón Cacabelos en nuestra redacción -a la que acudió para explicarnos todo en detalle y hablarnos de la actual situación del alzheimer en el mundo, charla de la que daremos cuenta de forma íntegra en nuestro próximo número y cuyo vídeo subiremos simultáneamente a nuestro canal de televisión: www.dsalud.com/dsalud-tv– la vacuna es eficaz en al menos la cuarta parte de los casos de alzheimer. Según afirma los resultados son esperanzadores ya que en los animales que ya manifestaban signos de degeneración cerebral “se redujeron de forma espectacular los rasgos patogénicos genuinos que caracterizan la enfermedad en el cerebro”. Queda pues probarla en humanos y ver si los resultados obtenidos con animales se confirman.

El trabajo sobre la vacuna se publicó en su día en International Journal of Alzheimer’s Disease y fue presentada en la oficina de patentes de Estados Unidos a finales de 2011 siendo ahora cuando acaba de conceder la patente definitiva.

Como se sabe el alzheimer es una patología degenerativa y evolución progresiva que se caracteriza por un deterioro cognitivo que puede llevar a la demencia. De origen aún ignoto hay sin embargo ya más de 200 genes que han sido relacionados con ella sabiéndose que mutaciones en los genes APP, PSEN1 y PSEN2 son responsables de formas familiares de la enfermedad mientras que la presencia del alelo 4 en el gen del APOE constituye el principal factor de riesgo de demencia en el 30‐40% de los casos. Y según el equipo de Euroespes “diversos SNPs (polimorfismos) en otros muchos genes añaden o restan riesgo a la manifestación neuropatológica del alzheimer caracterizada por la presencia de placas seniles (depósitos de proteína betaamiloide) en hipocampo y neocórtex, formación de ovillos neurofibrilares (hiperfosforilación de la proteína Tau), pérdida de contactos sinápticos y muerte neuronal selectiva, acompañada de déficits en neurotransmisores y factores neurotróficos, estrés oxidativo y reacciones inflamatorias”.