SE AVANZA EN EL TRATAMIENTO DE LA RETINOPATÍA PIGMENTOSA

 

El equipo del doctor Marc Abitbol, de la Facultad de Medicina Necker, de París, acaba de descubrir una nueva vía para el tratamiento de la retinopatía pigmentosa, grave enfermedad genética que conduce inexorablemente a la ceguera.
Los investigadores han conseguido frenar la ceguera en ratas gracias a un implante dentro del humor vítreo del ojo de estos animales. Se trata de unas microcápsulas que vienen a paliar la carencia de un factor de crecimiento, responsable del desarrollo y agravamiento de la enfermedad.
La retinopatía pigmentosa se desencadena cuando ciertas células de la retina degeneran tras sufrir una mutación produciéndose una disminución de la visión periférica y dejando de liberar la sustancia BIGF. Esto ocasiona una pérdida de la visión central y conduce al enfermo a la ceguera. Las microcápsulas abastecen, precisamente, de esta sustancia importante.
La siguiente etapa de la investigación se realizará con cerdos transgénicos.