Se confirma la inocencia de Rafael Chacón: ¡no hubo delito contra la salud pública!

El pasado 22 de junio la sección 7 de la Audiencia Provincial de Madrid integrada por los magistrados María Luisa Aparicio Carril, Miguel Fernández de Marcos y Morales y Mª Teresa Rubio Cabrero confirmó la sentencia que la Magistrado-Juez del Juzgado de lo Penal nº 18 de Madrid, Margarita Valcarce de Pedro, emitió el 4 de julio de 2014 absolviendo a Rafael Chacón y a otros tres acusados del delito contra la salud pública. Se reconoce así que el producto es y ha sido siempre inocuo -sin efectos secundarios negativos- y era falso además que se incitara a los pacientes a abandonar los tratamientos convencionales.

La Audiencia confirma en cambio la condena a cuatro meses y medio de prisión decidida por el Juzgado de lo Penal por alegar en su publicidad -efectuada en unos prospectos y en la web- "manifestaciones inciertas o falsas de los efectos que produce su consumo" ya que así lo entendía la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios para la cual los estudios efectuados sobre el Bio-Bac no eran "suficientes" para alegar las propiedades terapéuticas que se hacían. Asimismo se acordó el comiso de los frascos incautados condenando a Chacón a pagar las costas del juicio.

El bufete de Enrique Sánchez de León, ex ministro de Sanidad con Adolfo Suárez y representante legal de Rafael Chacón, había manifestado en su recurso ante la Audiencia que el Bio-Bac jamás se comercializó como medicamento como en la sentencia se asevera, que la eficacia del Bio-Bac está indiscutiblemente acreditada, que en este caso no se cumplen los requisitos legales que exige el tipo penal de "publicidad engañosa", que se ha cometido una infracción de precepto legal probablemente debido a la difusa frontera entre la infracción administrativa y el ilícito penal, que se ha vulnerado el principio de presunción de inocencia basándose la sentencia condenatoria en una presunción contra reo, que la condena a costas es absolutamente desproporcionada para el presunto delito cometido y que el comiso del producto es completamente improcedente pero la Audiencia no ha estimado uno solo de sus argumentos sin siquiera argumentarlo. Lo único que se ha aceptado es reducir a la mitad el pago de las costas, razón por la que los abogados de Rafael Chacón se plantean acudir al Tribunal Constitucional y si es necesario a los tribunales internacionales para que se repare tamaña injusticia.

De hecho Rafael Chacón emitió por ello un comunicado el pasado 8 de septiembre en el que, entre otras cosas, preguntaba públicamente lo siguiente:

"-¿Se va a investigar a los funcionarios de la Agencia Española del Medicamento que dieron lugar a todo el procedimiento sin ninguna prueba real y que en el propio juicio oral incurrieron en contradicciones y faltaron claramente a la verdad de lo ocurrido?

-¿Cuál ha sido el coste en medios técnicos y humanos para el estado de un procedimiento de 13 años que ahora se ha demostrado injustificado al no haber existido nunca prueba alguna de delito contra la salud pública? ¿Quién va a pagar semejante derroche?

-¿Examinarán los órganos de control judicial las causas y responsables de las dilaciones injustificadas durante los 13 años de procedimiento?

-¿Quién y cómo se va a compensar a las personas -muchas de ellos médicos arrestados a punta de metralleta en sus consultas- que fueron detenidas durante la Operación Brujo para ser desimputadas ocho años más tarde tras haber hundido sus vidas y carreras?

-¿Quién va a compensar la ruina económica personal y empresarial de quienes tras ser presentados como delincuentes peligrosos fueron finalmente conducidos a juicio oral para ver cómo toda su culpa, según la Justicia, se hubiera podido sustanciar hace 12 años con un expediente administrativo y una simple multa?

-¿Dedicarán los medios de comunicación el mismo espacio a la inocencia de Rafael Chacón del que dedicaron a presentarle como un peligroso delincuente?

-Y finalmente y más importante: ¿quién se va hacer responsable de los perjuicios causados a los miles de pacientes -algunos de los cuales murieron- a los que se les retiró un producto que la Justicia ha reconocido finalmente que no causaba ningún daño y que ellos asociaron con la mejoría de sus enfermedades y que para sí reclamaron a miles por las calles de toda España?"

El comunicado de Rafael Chacón termina diciendo: "Lamentablemente nos tememos que nadie va a hacer nada al respecto y que las preguntas quedarán sin responder a pesar de esconder graves cuestiones que afectan al funcionamiento democrático de la sociedad. Al menos esperamos que la Ciencia reconozca ahora sin prejuicios el mérito de la investigación de D. Fernando Chacón que sustenta el Bio Bac, hoy comercializado sin problemas como Renovén. Los avances realizados en los últimos años sobre el uso de bacterias y sustancias procedentes de las mismas frente al cáncer y otras enfermedades no hacen sino confirmar lo que él propuso ya a mediados del siglo pasado. La ciencia española ha hecho oídos sordos desde entonces. Hora es pues de que sus trabajos sean contemplados a la luz de lo que hoy el mundo científico ya sabe. En ellos podría estar la respuesta a graves patologías".

En suma, trece años después de la Operación Brujo se ha demostrado que 22 de los 23 detenidos eran INOCENTES de todos los cargos y el restante, Rafael Chacón, de todos salvo del de hacer "manifestaciones inciertas o falsas" sobre los efectos que produce el consumo del Bio-Bac.

Jose Antonio Campoy, director de la revista Discovery DSALUD (www.dsalud.com), publicación que desde el primer momento aseguró que la operación se trataba de un montaje y todos los detenidos eran inocentes, manifestó a Mednews al conocer la sentencia: "Al final se ha demostrado que teníamos razón, que todo era un montaje y que sus responsables deberían ser ahora llevados ante los tribunales… pero eso solo acaece en un estado de derecho y no va pues a producirse. El 'caso Bio-Bac' solo puede calificarse de infamia político-judicial. Es intolerable que en un país serio se usen más 200 guardias civiles, policías y funcionarios para detener a 23 personas a las que se presentó como desalmados delincuentes integrantes de una banda organizada a los que se requisaron armas y habían puesto en peligro la salud y la vida de miles de personas y una vez se ha demostrado que todo era falso los responsables no hayan sido inmediatamente detenidos y procesados de oficio. Porque los tribunales han dejado claro que todos eran inocentes y ni la supuesta banda ni el delito contra la salud pública existieron. Algo que por cierto ya había dicho dos veces la Audiencia provincial cuando el Juzgado de El Escorial que llevó el caso intentó 'pasárselo'; la primera vez, por cierto, en un fallo de la entonces jueza Manuela Carrmena, actual alcadesa de Madrid".

"En suma -añadiría Campoy-, hace trece años hubo personas inocentes detenidas por agentes del orden en sus domicilios, despachos profesionales, consultas médicas y lugares públicos que fueron esposadas bien delante de sus mujeres e hijos, bien de sus pacientes o clientes, bien de quienes asistían en ese momento a la conferencia que dictaban en una actuación que el tiempo ha demostrado constituir una auténtica canallada. Personas a las que se detuvo, vejó y difamó públicamente sin que a fecha de hoy ninguna autoridad política, policial o judicial les haya pedido perdón por la infamia cometida, incluidos los numerosos periodistas y medios de comunicación que les trataron como a peligrosos delincuentes y que, tras ser liberados de sus cargos, muchos ni siquiera han tenido la decencia de informar de ello".

"Insisto pues -agregaría Campoy- en que lo acaecido es impropio de un estado de derecho y es inconcebible que los responsables de tamaña canallada no hayan sido aún procesados de oficio por la Fiscalía Anticorrupción; muy especialmente la entonces Ministra de Sanidad y Consumo Ana Pastor -hoy Ministra de Fomento- cuyo cese fulminante debió haberse producido tras la sentencia"

Terminamos indicando que todo lo acaecido en el caso Bio-Bac fue motivo en el tiempo de numerosos reportajes publicados en Discovery DSALUD cuya información jamás fue desmentida y pueden consultarse íntegramente en www.dsalud.com/index.php?pagina=biobac.